Cómo ahorrar el consumo de agua en el baño

Para ahorrar el consumo de agua en el baño necesitamos modificar nuestros hábitos de consumo en esta estancia del hogar. Lograr esto es fundamental y para conseguirlo nos será útil seguir una serie de consejos y tener en cuenta sobre todo aspectos relativos al gasto de agua tanto si nos damos un baño o una ducha. El cambio en el consumo de agua es considerable entre un modo u otro de asearnos:

  • Debemos usar la ducha en lugar de darnos un baño: el agua que consumimos en una ducha durante cinco minutos es menor que la cantidad que gastamos al darnos un baño.
  • Si nos bañamos el consumo de agua se dispara hasta llegar a los 250 litros.
  • Una ducha puede consumir 100 litros en cinco minutos si usamos un cabezal normal, pero podemos reducir bastante este gasto de agua si equipamos la ducha con un reductor de caudal. Con este reductor sólo necesitaremos 50 litros.
  • Integrar un reductor de caudal en la entrada de los cabezales de la ducha es una medida que permite disminuir un consumo de 20 litros por minuto hasta convertirlo en sólo diez, en cinco minutos de ducha gastaremos la mitad.

Más consejos para ahorrar el consumo de agua en el baño

Otra norma para ahorrar el consumo de agua en el baño es cerrar el grifo mientras realizamos alguna actividad que no requiera mantenerlo abierto. Cepillar los dientes, afeitarse, enjabonar las manos, etc… durante ese tiempo el agua corre inútilmente y por esta razón el grifo se debe abrir sólo en el momento necesario. También es conveniente usar un vaso para cepillarse los dientes o aprovechar la pila del lavabo y llenarla para el afeitado, aseo, etc…

¡Importante! No utilizar el retrete como si fuera una papelera. Cada vez que lo hacemos tiramos una gran cantidad de agua para deshacernos del papel.

Por supuesto, hay que reparar cuanto antes las fugas de los grifos. Detectar si existen averías que hacen que el agua escape poco a poco es vital, si esto sucede se pueden desperdiciar hasta 20.000 litros al año. Hay que fijarse si los grifos de la ducha y el lavabo cierran correctamente, deben impedir el goteo.

La importancia de la calidad del agua

Un usuario concienciado estará atento a los sistemas que tiene en cuestión de ahorro de agua, no olvidemos que el baño es el lugar donde más agua se desperdicia. Otra zona donde también se suele gastar es la cocina, tanto para el consumo como para el lavado de platos y utensilios de cocinar.

En este sentido, es importante que el agua que usamos en nuestro aseo, así como el consumo vital, sea de la mejor calidad posible. Existen sistemas para mejorar la calidad del agua, para ello se usan diversas tecnologías como la instalación de equipos de ósmosis o suavizadores.

Los suavizadores permiten ahorrar el consumo de agua de los electrodomésticos y alargan la vida útil del aparato al eliminar el exceso de cal. Esta sustancia suele ser fuente de problemas en la electrónica de las resistencias, se acumula y obstruye las tuberías. La eliminación de la cal también permite usar menos cantidad de detergentes y jabones porque el agua no es tan dura y no se necesita añadir más producto para conseguir buena limpieza.

Por otro lado, la reducción de la cal en nuestra agua se traduce en mejor salud para nuestro cabello, piel o uñas, ya que se evita que se resequen.

Por último, no podemos olvidar un sistema clásico para ahorrar el consumo de agua en el baño.Con este método podemos conseguir que nuestra cisterna, si se trata de un modelo antiguo, gaste mucho menos. Se trata de introducir en el tanque una botella de litro y medio totalmente llena, de manera que cada vez que se vacíe estaremos ahorrando esos 1,5 litros de agua.

Esperamos que estos consejos os sean muy útiles para reducir tanto el gasto innecesario de agua en casa como el importe de la factura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.